3 aspectos a considerar sobre el bienestar emocional

Los empresarios de hoy están empezando a considerar el bienestar emocional de sus empleados como parte de su estrategia empresarial.

Según Csikszentmihalyi en su libro “Aprender a Fluir” una de las áreas que más afectan nuestra calidad de vida y nuestro bienestar emocional, es el área laboral, no solo porque en nuestro trabajo pasamos la mayor parte del día, sino porque culturalmente, crecemos pensando y sintiendo que lo que hacemos la mayor parte de nuestro día no es importante ni placentero. Lo anterior afecta en gran parte nuestra visión hacia la vida, pues es poco probable que encontremos, bajo este supuesto; un sentido a nuestro futuro.
El bienestar emocional es el estado de ánimo en el cual una persona se siente plena y satisfecha, capaz de disfrutar sus logros y enfrentar sus problemas como retos. Es por ello que el tener colaboradores felices y emocionalmente saludables es indispensable si quieres hacer crecer tu negocio de forma constructiva, sustentable y constante.

Te presentamos tres aspectos del bienestar emocional a considerar, que además de medibles, son fáciles de identificar e implementar y que tienen un impacto no solo en la vida de las personas sino en la productividad de tu organización.

Emociones Positivas

No podemos pensar en bienestar emocional si no hablamos de emociones positivas; y no se trata de dejar a un lado aquellas necesarias e inevitables emociones negativas, sino de tener al final del día, una mayoría de emociones que nos hagan sentir bien. Alegría, éxtasis, placer y comodidad son algunos ejemplos. Diversos estudios han comprobado que aquellos que las experimentan en su área de trabajo, están mejor equipados para poder influir favorablemente en el trabajo de sus colegas. Barbara Fredrickson afirma en su Teoría Abierta y Construida de las emociones positivas (Broaden and  build theory of positive emotions), que las emociones positivas  amplían nuestros recursos, nuestras ideas, además de construir reservas de recursos físicos, intelectuales, psicológicos y sociales que necesitaremos para enfrentar posibles futuros de crisis.

Este aspecto del bienestar emocional se traduce en poder decir: “tengo una vida placentera”.

Genera una vida placentera en tus colaboradores y el ambiente de trabajo. Busca que la suma de emociones y momentos al finalizar el día dé un balance positivo y verás inmediatamente como tus colaboradores llegan más animados, con mejores ideas y más productivos al trabajo.

Leer también: cómo un líder controla sus emociones positivas

Involucramiento

¿Qué tan involucrado estás con las tareas y actividades que realizas? ¿y tus colaboradores? Este aspecto del bienestar emocional está relacionado con aquellas actividades a las que el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi llama actividades de flujo (flow). Las personas experimentan este estado cuando son absorbidos completamente por la tarea y pierden consciencia del tiempo y espacio o incluso de sí mismos; en ellas se utilizan habilidades cognitivas y emocionales y representan un reto posible a vencer si se ponen en él todas las habilidades personales y un esfuerzo constante.

Este aspecto del bienestar emocional se traduce en poder decir: “me siento involucrado con mis actividades y me gusta el reto”.

Busca que las tareas que realicen tus colaboradores representen un reto, pero que sean capaces de vencerlo con el uso de sus fortalezas y habilidades. Establece metas claras, da una constante retroalimentación y potencializa sus destrezas. Verás cómo enseguida querrán hacer más, serán efectivos y tendrán una sonrisa tras haber cumplido la tarea.

Significado

Finalmente y no menos importante, este aspecto del bienestar emocional tiene que ver con saber para qué y por qué hago lo que hago. Todos buscamos sentirnos útiles, saber que aquello que hacemos sirve a algún propósito en donde nuestra creencia sea más grande que nosotros mismos. Diversos estudios han comprobado que si encontramos un trabajo del que nos sintamos orgullosos y el cuál esté alineado con nuestros valores y principios, tendremos mejores resultados y mayor satisfacción. Es crucial para estar en el trabajo correcto, el sentir que nuestra labor contribuye. El propósito de una persona define su identidad y comportamiento.

Este aspecto del bienestar emocional se traduce en poder decir: “marco una diferencia con las actividades que realizo y contribuyo a que el mundo sea mejor”

Recuerda a tus colaboradores cada que puedas, cuál es el objetivo final de sus tareas y procura alinear las metas a sus estilos de vida y creencias; verás cómo su trabajo se convertirá más en un proyecto personal que en una profesión y no hace falta decirte los beneficios que ambos obtendrán de ello.

¿Quieres saber más de Bienestar Emocional? Te sugerimos el siguiente artículo: Bienestar Emocional, Atención Plena y Concentración


Bibliografía:

  • Seligman, M. (2011) Authentic Happiness. Penn University. https://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/learn/wellbeing
  • Seligman, Martin (2002). La Auténtica Felicidad. Edciones B, S.A. ZETA de Bolsillo: Barcelona España
  • Csikszentmihalyi, Mihaly, Aprender a Fluir. Barcelona: Editorial Kairós, 1998
  • Lyubomirsky, Sonja, La ciencia de la felicidad. Ediciones Urano, Barcelona: 2011 (Revisar si no ponemos 2008
  • Barbara Fredrikson: Positive Emotions Open Our Mind. Greater Good Science Center. https://www.youtube.com/watch?v=Z7dFDHzV36g

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *