9 formas de inculcar buenos hábitos en tus hijos

El niño aprende más las cosas observando tu comportamiento y hábitos de todos los días

No impongas tu voluntad sobre tu hijo y trata de entender sus problemas y deseos, recuerda las palabras de Benjamín Franklin: “Es más fácil prevenir los malos hábitos que romperlos”.

Los buenos hábitos requieren tiempo para determinar la personalidad del niño. El niño trata de imitar a sus padres y otros adultos mayores de la familia; así es que como padres hay que predicar con el ejemplo. El hábito se convierte en algo natural a través de la práctica regular.

Como padres, también debemos hacer entender a los hijos la razón detrás del desarrollo de los hábitos, para que estén convencidos de que un hábito es bueno para ellos. No te olvides de recompensar o reconocer a tu pequeño cuando adquiera un hábito y lo haga realmente convencido.

La adquisición de buenos hábitos o costumbres son parte del proceso de aprendizaje. Los padres pueden hacer que el aprendizaje sea divertido y emocionante mediante la interacción con sus hijos. Trata de ser alentador y afectuoso mientras enseñas buenos hábitos a los niños.

Sé firme si no están siguiendo tus instrucciones, pero no los desanimes con comentarios negativos. Si tu hijo asiste a la escuela puedes hablar con su maestro para llevar a cabo un plan para desarrollar buenos hábitos. Mantente informado del progreso de tu hijo en la escuela.

Es de vital importancia inculcar buenos hábitos en los primeros años de vida de los niños. Los hábitos aprendidos en esta fase se quedarán con él por el resto de su vida.

Recuerda, se necesita tiempo para adquirir un hábito y los padres tienen que ser pacientes con sus hijos. Todos los días repite los hábitos para que el niño los asimile lo más pronto posible. A veces, los padres no son conscientes de los hábitos que deben enseñar a sus hijos. Así que para facilitarte las cosas, las siguientes recomendaciones te ayudarán a inculcarle buenos hábitos a tus hijos:

1. Mantén un ambiente positivo:

Como padre, tener un estado de ánimo positivo es esencial durante los primeros años de vida del pequeño. Todo lo que le enseñas dejará una marca en su patrón de pensamiento. Lo último que deseas es ver que tu niño se va por el camino del pesimismo y la depresión como un adolescente o un adulto. Adopta un estado de ánimo positivo y asegúrate de que el ambiente en tu hogar sea feliz y confortable.

Para mantener una atmósfera positiva en el hogar, algunos puntos que puedes considerar son:

  • Fomentar la cooperación y no la competencia.
  • Es aconsejable decirle no a la coerción y que haya solo comunicación.
  • No hay que dirigirse a los hijos con nombres negativos. Hay que utilizar palabras respetuosas y alentadoras para fomentar una sensación de seguridad y confianza.
  • Siempre hay que ser accesible y amigable. Los hijos deben sentirse libres para comunicarse con los padres y pedirles consejo. Hay que ser como un amigo para los hijos.
  • Hay que ser un oyente paciente y darle importancia a la opinión de los hijos. También se deben aclarar los puntos de vista.
  • Nunca hay que comparar a los hijos ya que cada niño es único. Hay que reconocer y apreciar su individualidad.
  • Pasar tiempo de calidad con los hijos y destinar un tiempo por separado para las actividades familiares.
  • Si crees en tus hijos, ellos van a creer en sí mismos. Mira sus talentos y logros, y no sus fracasos.
  • Anima a los niños a aprender de sus errores.

2. Sé realista con tus expectativas:

Uno de los factores más importantes que hay que recordar mientras educas a tu hijo es mantener tus expectativas realistas. Tu niño va a cometer errores en algún momento de su vida, y necesitas enfrentarlo con paciencia y buen humor.

Recuerda que tu niño es aún pequeño y sin experiencia, y lo más probable es que imite lo que observa a su alrededor. Los niños aprenderán a hacer lo que se espera de ellos si tus expectativas como padre son realistas.

Como padres hay que darse cuenta de que los niños no aprenden al mismo ritmo o periodo de tiempo y con la misma facilidad. Los padres necesitan ser pacientes sobre las capacidades y los intereses del niño que va a desarrollar en sus años de formación.

3. Fomenta la unión familiar:

El tiempo con la familia es muy importante para un niño en crecimiento. Hay que presentarlo a los diferentes miembros de su familia y explicar la forma en que se relacionan con él, así como la forma en que debe tratarlos. De esta manera, aprenderá a valorar a las personas que lo rodean y la importancia de la familia desde el principio.

4. Establece reglas básicas fuertes:

Como padre, es extremadamente importante establecer normas a tu hijo, sobre todo después de que haya comenzado su etapa escolar. Elabora una tabla de rutina para tu hijo con un horario fijo establecido. Incluye un tiempo para jugar, hacer la tarea y ver la televisión. Dale 15 minutos todos los días para limpiar su cuarto y una hora para relajarse en el jardín.

Trata de hacer una rutina flexible y no ser demasiado estricto al asignar tiempo para el estudio y el juego. Deja un tiempo para que practique un deporte, que lo ayudará en su desarrollo físico y mental.

5. Premia a tu hijo:

Es una gran idea recompensar a tu hijo por su buen comportamiento. Esto lo mantendrá motivado y le ayudará a mantenerse en ese camino. Sin embargo, un punto clave a destacar es evitar recompensar al niño con cosas materiales como chocolates, una hora de televisión, entre otros. Haz las recompensas intangibles, como un abrazo, una palabra de agradecimiento, etc.

Premia a tu pequeño con buenas experiencias, de esta manera aprenderá que la felicidad radica en el enriquecimiento de experiencias más que en los placeres del mundo.

6. Fomenta la actividad física:

Si no quieres que tu hijo sea un adicto a la televisión en sus primeros años, fomenta la actividad física desde el principio. Llévalo al parque y jueguen a la pelota. También puedes inscribirlo en clases de natación como una manera de mantenerlo en forma y activo.

7. Mantente involucrado:

No importa lo ocupado que estés en tu trabajo diario, debes participar en la vida de tu hijo. Asegúrate de estar informado sobre la clase de amigos que tiene, y cómo le va en la escuela. Ten una breve conversación con tu hijo después de que regresa a casa para que te platique cómo le fue y enterarte de su estado emocional.

8. Las cenas familiares:

Las cenas familiares son una excelente manera de inculcar el hábito de alimentación saludable en tu hijo. Si la familia se sienta junta para cenar, tu hijo será menos propenso a consumir alimentos poco saludables y estará más en contacto con la familia. También alimenta el sentimiento de unión en él.

9. Los buenos modales:

Nunca es demasiado temprano para empezar a desarrollar buenos hábitos en los niños. Anímalo a utilizar frases como Gracias, Bienvenida y Por favor.

Una de las mejores maneras de inculcar buenos hábitos en los niños es mediante la ejemplificación. El niño aprende más las cosas observando tu comportamiento y hábitos de todos los días.

Recuerda que los buenos hábitos de tus hijos siempre comienzan en el hogar. Un buen hábito ayuda a tu hijo a ser un ser humano maravilloso y exitoso. Asegúrate de estar a su lado para guiarlo y apoyarlo.

Entérate cómo puedes adquirir nuevos hábitos.

Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, te ayuda a impulsar las fortalezas y talentos de tus hijos mediante hábitos inteligentes de vida.

Fuente: momjunction.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *