Bienestar emocional en el hogar, ¿en qué te ayuda?

Si fomentamos en el hogar el bienestar emocional en las etapas más tempranas de nuestros hijos, los ayudaremos a construir bases sólidas que los acompañarán toda su vida

En el entorno familiar es imprescindible desarrollar bienestar emocional, debido a la fuerte conexión entre padres e hijos, relación que resulta fundamental para formar personas emocionalmente inteligentes.

La familia es la primera red de apoyo emocional que el ser humano tiene a lo largo de su vida, ya que nos enseña a ponerle nombre a lo que sentimos, nos ayuda a desarrollar nuestra autoestima, a lidiar con la frustración y nos muestra cómo reaccionar ante diversas situaciones.

De acuerdo a diversos estudios, las relaciones interpersonales, como por ejemplo las familiares, son uno de los factores predictivos del bienestar emocional. Aunque también, dichas relaciones ocasionan conflictos y malestares lo que provoca emociones negativas como tristeza, ira, rencor, entre otros.

Tanto en el éxito como en el fracaso, los niños necesitan ser apoyados emocionalmente en sus conductas diarias por los padres, quienes deben dedicarles tiempo y reconocer el esfuerzo que hacen sus hijos así como sus avances.

Para eso, los padres deben ser conscientes de sus propias emociones, sus causas así como sus posibles consecuencias. Es importante que expresen cómo se sienten para ampliar el vocabulario emocional de los pequeños y, al mismo tiempo, mostrarles su propia gestión emocional.

Después, deben ayudar a sus hijos a detectar cómo se sienten ellos, para eso es necesario que los enseñen a conectarse consigo mismos para que comprendan mejor cómo se sienten.

Una vez que identifican sus emociones, ya sean positivas o negativas, deben nombrarlas: alegría o tristeza, por ejemplo.

Trabajar con los niños la causa de esa emoción también es importante, ayúdalos a decir por qué se sienten de esa manera, qué se los ocasionó. Recuerda, todas las emociones son legítimas y deben aceptarse, lo importante es cómo reaccionan ante dicho sentimiento.

Con las siguientes actividades, podrás ayudar a tus pequeños a reconocer y diferenciar sus emociones básicas y así conocer su propia consciencia emocional:

  • Dibuja junto con tu hijo rostros que expresen diferentes emociones para que pueda identificarlas. Coloca los dibujos en un lugar visible de la casa para que cuando el pequeño manifieste una emoción, pueda señalarte lo que le ocurre. Es una forma fácil de etiquetar emociones.
  • Juega con tus hijos a caras y gestos, donde cada quien imite una distinta emoción.
  • Como si se tratara de una investigación, entre ambos identifiquen las emociones de los demás miembros de la familia y averigüen el por qué de esos sentimientos.
  • Elabora un memorama con vocabulario relativo a las emociones por un lado y en otra carta dibuja caras expresando dichas emociones, para que pueda identificar y relacionar cada sentimiento. *Llama a las emociones por su nombre: estoy enojado, estoy triste, siento rabia, estoy contento, etc.

Si fomentamos en el hogar el bienestar emocional en las etapas más tempranas de nuestros hijos, los ayudaremos a construir bases sólidas que los acompañarán toda su vida.

Conoce estos 3 aspectos a considerar sobre el bienestar emocional.

En Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, estamos convencidos de que un niño que se conoce a sí mismo será un adulto resiliente que se reinventa una y otra vez.

Fuentes: lamenteesmaravillosa.com, faros.hsjdbcn.org, elcuidadodelamente.wordpress.com, actividadesfamilia.about.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *