Cambia las actitudes negativas por positivas

Tú tienes el poder de cambiarlo todo

Todos hemos oído hablar sobre el poder de nuestra actitud y que es la que determina cuánto éxito tenemos en la vida.

A menudo surgen declaraciones como “No es solo la capacidad, sino la actitud la que determina nuestro éxito”, por lo que las personas con una actitud positiva pueden disfrutar más la vida y son generalmente más felices y exitosas. Pero ¿cómo podemos cambiar nuestra actitud? Tú tienes el poder de cambiarlo todo.

Los siguientes consejos se pueden implementar para cambiar tu actitud rápidamente.

1. Sé honesto contigo mismo. Si te sientes mal o cabizbajo y tu actitud frente a la vida o el trabajo es bastante pobre, entonces admítelo. No vivas en la negación. Acepta que tienes un problema, ya que solo cuando lo has aceptado, puedes realizar un cambio.

2. Descansa un poco. ¿Ha habido momentos en los que tienes mucho trabajo y te sientes estresado y no estás descansando como se debe? ¿Cómo te sientes en esos momentos? Seguramente estás agitado y las cosas más insignificantes te ponen de malas. A menudo, si descansas un poco o te fuerzas a tomar un descanso puede ser lo mejor para cambiar tu actitud. El descanso adecuado y el sueño es un ingrediente vital para mantener una actitud positiva.

3. Saber exactamente lo que te está haciendo tener una mala actitud. ¿Qué es exactamente lo que te está molestando? ¿Es tu jefe? ¿Tu compañero? ¿Tu familia? Muchas veces sabemos que no estamos bien, pero no podemos identificar claramente lo que nos molesta y hasta que podemos averiguarlo nuestra actitud sigue siendo negativa. Sin embargo, una vez que averiguamos exactamente lo que nos está molestando (y que por lo general solo nos toma unos minutos de reflexión en silencio), podemos hacer algo al respecto y nuestra actitud cambia inmediatamente.

4. Observa las consecuencias de tus actitudes negativas. Por ejemplo, ¿te estresaste en el trabajo debido a que se te vencieron los plazos de entrega? Eso provoca que estalles contra tus hijos y camines por toda tu casa con una actitud negativa. Si es así, piensa en las consecuencias de ese acto. Tus hijos y tu pareja no tienen nada que ver con la situación en tu trabajo. Así que ¿por qué deberían ellos llevarse la peor parte de tu mala actitud? Si continúas así, ¿qué va a pasar? Las cosas en casa solo empeorarán y harán que tu actitud sea peor. Es una espiral negativa de la cual es muy difícil salir. Así que ten claras las consecuencias de tu actitud negativa. ¿A quién estás lastimando como consecuencia de estar de mal humor?

5. Haz algo para cambiar tu actitud. ¿Qué se puede hacer para mejorar tu actitud? Por ejemplo, si has tenido un mal día en el trabajo y estás a punto de entrar por la puerta de tu casa y ver a tu familia con la misma actitud negativa, ¿qué puedes hacer para cambiar tu forma de sentir? Si vas rumbo a casa, puedes tomar un camino más largo. El ejercicio y el aire fresco a menudo ayudan a aclarar tu cabeza o escucha un poco de música edificante que mejore inmediatamente tu actitud. También puedes ir a correr o al gimnasio. Piensa, ¿qué puedes hacer para cambiar tu actitud?

6. Cambia la forma en la que estás viendo la situación. Todos tenemos situaciones desencadenantes que nos ponen de mal humor y nos hacen tener una mala actitud ante la vida. Recuerda que no es la situación, las experiencias o los problemas en sí, sino más bien la forma en que respondemos a lo que nos hace sentir determinada situación. Por ejemplo, si sientes que tienes que hacer muchas cosas en el trabajo, en lugar de quejarte y desear que desaparezca, toma ese trabajo extra como un reto. Imagínate lo bien que se siente terminar con todo ese trabajo y sentirte liberado de nuevo. Entonces, con tu nueva actitud positiva termina tu carga de trabajo con entusiasmo. Ten la seguridad de que cuando cambias la forma de ver algo, tu actitud y tus resultados van a cambiar inmediatamente.

7. Ten una actitud de agradecimiento. Todos los días busca cosas que agradecer. No importa que las cosas se pongan difíciles, siempre hay algo que agradecer, aunque sea tan sencillo como tener ojos para ver las cosas, un techo sobre tu cabeza o una cama para dormir. Busca cinco cosas para agradecer todos los días, trata de vivir con una actitud de agradecimiento y verás que tu actitud cambia tu vida.

Estos consejos los puedes utilizar de inmediato para cambiar tu actitud. Recuerda, tienes absoluto control sobre tu actitud, puedes elegir la forma de sentir. Así que utiliza estos pasos para mejorar tu actitud y te sorprenderá lo relajado y feliz que te sentirás.

Estas técnicas para manejar tus emociones te pueden ayudar también.

En Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, sabemos que para transformar tu realidad actual, necesitas técnicas y herramientas que te ayuden a diseñar un nuevo estilo de vida y una nueva mentalidad.

Fuente: nirothambipillay.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *