Maneja los conflictos con humor

El humor solo puede ayudar a superar un conflicto cuando ambas partes entienden que se trata de una broma

La risa es una gran medicina ya que alivia el estrés, eleva el estado de ánimo, mejora la creatividad y te fortalece. Conoce más acerca de los beneficios de una salud mental y emocional en tus relaciones.

La risa acerca a las personas y crea intimidad. Es una herramienta especialmente potente para gestionar conflictos y reducir la tensión cuando las emociones están a flor de piel. Ya sea con parejas sentimentales, amigos y familiares, o compañeros de trabajo; se puede aprender a utilizar el humor y jugar para suavizar los desacuerdos, bajar el nivel de estrés de todos, y comunicarte de una manera que te ayude a conservar relaciones en lugar de romperlas.

La importancia del humor y la risa en las relaciones

El humor juega un papel importante en todo tipo de relaciones. En una nueva relación, el humor puede ser una herramienta eficaz no solo para atraer a la otra persona, sino también para superar cualquier incomodidad o vergüenza que surge durante el proceso de llegar a conocerse uno al otro.

En las relaciones estables, el humor puede mantener las cosas excitantes, frescas, vibrantes y emocionantes. También puede ayudarte a dejar en el pasado los conflictos, los desacuerdos y las penas que pueden acumularse con el tiempo y destruir incluso el más fuerte de los vínculos.

Compartir el gusto por el humor crea una sensación de intimidad y conexión entre dos personas, cualidades que definen las relaciones sólidas y exitosas. Cuando uno se ríe con otra persona, se crea un vínculo positivo entre los dos. Esta unión actúa como un amortiguador contra el estrés, los desacuerdos, las decepciones y los malos entendidos en una relación. La risa es realmente contagiosa, solo escuchar reír a alguien te prepara para sonreír y unirte a la diversión.

Usa el humor para arreglar y acabar con un conflicto

Los conflictos son una parte inevitable de todas las relaciones. Puede tratarse desde un gran pleito o ser simplemente un enojo que se acumuló con el tiempo. De cualquier manera, la forma en que gestiones los conflictos puede determinar qué tan exitosa será tu relación.

Cuando en una relación imperan el conflicto y los desacuerdos, el humor y la alegría pueden ayudar a relajar las cosas y restaurar el sentido de conexión. Si lo utilizas con habilidad y respeto, un poco de humor y alegría pueden convertir rápidamente un conflicto o tensión en una oportunidad para divertirse juntos.

Para que quede claro, el humor no es una cura milagrosa para los conflictos, puede ser una herramienta importante para ayudar a superar los momentos difíciles que afectan a todas las relaciones de vez en cuando. El humor, libre de sarcasmo hiriente y que no ridiculiza, neutraliza los conflictos ayudándote a:

  • Interrumpir la lucha por el poder, al instante elimina tensiones ya que te permite volver a conectarte y recuperar la perspectiva.
  • Ser más espontáneo. La risa y el juego compartido ayuda a que ambos se liberen de formas rígidas de pensamiento y de comportamiento, lo que permite ver el problema de una manera distinta y encontrar una solución creativa.
  • Estar menos a la defensiva. En un tono de broma, escuchas las cosas de manera diferente y puedes tolerar el aprendizaje de cosas acerca de ti mismo que de otro modo podrían desagradarte o incluso dolerte.
  • Dejar de lado las inhibiciones. La risa hace que seamos extrovertidos, liberándonos de expresar lo que realmente sentimos y permite que afloren nuestras emociones más profundas.

Los siguientes tips te pueden ayudar a manejar los conflictos con humor:

1.- Asegúrate de que la otra parte entienda que es una broma.

El humor sólo puede ayudar a superar un conflicto cuando ambas partes entienden que se trata de una broma. Debe ser igual de divertido y agradable para todos los involucrados. Si notas que las demás personas no piensan que tu broma es divertida, debes parar inmediatamente. Antes de empezar a bromear, reflexiona sobre tus motivos, además de considerar el estado de ánimo y el sentido del humor de la otra persona.

2.- No uses el humor para encubrir otras emociones.

El humor te ayuda a mantenerte resistente frente a los desafíos de la vida. Pero hay momentos en que el humor no es saludable y es entonces cuando se usa como una cubierta para evitar, en lugar de hacer frente, a las emociones dolorosas. La risa puede ser un disfraz para sentimientos de dolor, miedo, ira y decepción que no quieres sentir o no sabes cómo expresar.

3.- Desarrolla un sentido del humor más inteligente.

Para algunas personas es más fácil utilizar el humor que para otras, especialmente en situaciones de tensión. Si tus esfuerzos no van por buen camino, los siguientes consejos te pueden ayudar:

  • Monitorea las señales no verbales.
  • Evita el humor mal intencionado.
  • Crea un chiste local.

4.- Recurre a tu lado divertido.

¿Te resulta difícil bromear o jugar? Tal vez piensas que no eres gracioso. O eres consciente de ti mismo y te preocupa saber cómo te verán y escucharán los demás. El temor a ser rechazado o hacer el ridículo cuando intentas ser gracioso es un miedo comprensible, pero es importante señalar que no es necesario ser un comediante con el fin de utilizar el humor para manejar un conflicto.

Nunca es demasiado tarde para desarrollar la alegría y sacar tu lado divertido. Si te sientes incómodo, solo recuerda que cuando eras un bebé eras naturalmente gracioso. No te preocupes por las reacciones de las otras personas. Puedes volver a aprender a ser divertido.

Descubre cómo ayuda la felicidad a tu organización.

En Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, saben que las personas son las que al transformarse, pueden cambiar la Cultura de la empresa y hacen que las cosas sucedan.

Fuente: helpguide.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *