Mindset, la forma de hacer cambios importantes en tu vida

No es el cerebro el que establece tus límites, es lo que piensas lo que te limita

Tus pensamientos son todo; integran tu estado de ánimo, actitudes y hábitos. Una de las mayores habilidades que todo líder necesita hoy, es la capacidad de cambiar y gestionar la propia forma de pensar. Descubre cómo cambiar tu Mindset y transformar tu vida.

Algunas aves y animales, como por ejemplo los arrendajos occidentales y las ardillas, esconden su comida para sacarla después, lo que significa que tienen que memorizar sus escondites.

Cuando los investigadores estudiaron los cerebros de estos animales, encontraron algo interesante. La parte del cerebro llamada hipocampo (que desempeña un papel importante en la memoria a largo plazo, el aprendizaje y la navegación u orientación espacial) era más grande en estas especies en comparación con los animales que no ocultan su comida.

Estos resultados le dieron a la neurocientífica Eleanor Maguire, del University College de Londres, la idea de estudiar a los taxistas de Londres.

Para obtener sus licencias, esos taxistas pasan tres o cuatro años preparándose, conduciendo por la ciudad y memorizando un laberinto de 25,000 calles dentro de un radio de 10 kilómetros de la estación de tren de Charing Cross, así como miles de atracciones turísticas y puntos interesantes.

Maguire se preguntó si era posible que los conductores de taxi de Londres también tuvieran un hipocampo más grande de lo normal.

Neuroplasticidad: la evolución constante del cerebro

Para saberlo, Maguire y sus colegas analizaron un grupo de esos taxistas y los compararon con un grupo de control formado por personas que no conducen taxis.

Los cerebros de los participantes fueron escaneados mediante resonancia magnética estructural y de hecho se encontró que los cerebros de los taxistas difieren un poco del grupo de control. Al igual que los animales que ocultan sus alimentos, los conductores también tenían más grande su hipocampo.

Y el volumen de esa región del cerebro se correlaciona con la cantidad de tiempo invertido como taxista. Cuanto más tiempo conducen un taxi, mayor es el hipocampo.

A lo mejor te preguntas “hipocampo, ¿qué tiene que ver con el Mindset (la manera de pensar)?” La respuesta es sencilla, hasta la década de 1960 los investigadores creían que los cambios en el cerebro solo eran posibles durante la infancia y la niñez. Se creía que en la edad adulta, la estructura física del cerebro era permanente.

En investigaciones recientes se ha demostrado que no es así, y que el cerebro continúa creando nuevas conexiones neuronales y modificando las existentes durante toda la vida.

¿Por qué es importante?

No es el cerebro el que establece tus límites, es lo que piensas lo que te limita. La idea del Mindset  fue descubierta por el psicólogo Carol Dweck, de la Universidad de Stanford, como resultado de décadas de investigación sobre logros y éxito. Es una idea bastante simple que hace toda la diferencia. De este modo, identificó dos tipos de Mindset:

  • El Mindset fijo. Significa que la persona cree que sus cualidades básicas (como la inteligencia o talento) son básicamente rasgos fijos. Pasan su tiempo documentando su inteligencia o talento en lugar de desarrollarlos. Lo cual está mal.
  • El Mindset de crecimiento. Las personas creen que sus cualidades básicas se pueden desarrollar a través de la dedicación y el trabajo duro (el cerebro y el talento son solo el punto de partida). Este punto de vista crea un amor por el aprendizaje y la capacidad de recuperación que es esencial para un gran logro. Prácticamente todas las personas exitosas han tenido estas cualidades.

Un buen ejemplo del poder del Mindset lo encontramos en un estudio de Dweck y sus colegas, quienes pusieron a prueba a 373 estudiantes al inicio del séptimo grado, para averiguar si tenían Mindset fijo o de crecimiento. Los investigadores siguieron sus logros académicos en los siguientes dos años.

Encontraron que el Mindset de algunos estudiantes empezó a tener un efecto cada vez más grande en sus calificaciones de matemáticas, al pasar del séptimo al octavo grado.

Las calificaciones de los estudiantes con una teoría de inteligencia fija se mantuvieron estables, mientras que los estudiantes con un Mindset de crecimiento experimentaron una trayectoria ascendente en su promedio de calificaciones. Simplemente, aquellos que creían que podían mejorar, lo hicieron.

Pero ¿por qué? El Mindset que tiene una persona hace una gran diferencia en la forma en que percibe el mundo y qué tan motivado es.

Cómo cambiar tu Mindset

“Si cambias la forma en que ves las cosas, las cosas que miras cambiarán”, Wayne Dyer.

Entonces, ¿se puede cambiar? Por supuesto que se puede cambiar. De hecho, vas a cambiar porque es la forma en que tu cerebro está diseñado.

Tu cerebro se compone de unos 100 mil millones de neuronas que a su vez tienen hasta 50,000 conexiones con otras células.

La cantidad de posibles conexiones entre estas neuronas es superior al número de átomos en el universo entero. Y esos caminos neurales están cambiando constantemente.

En otras palabras, tienes la maquinaria más avanzada en la tierra justo entre tus oídos, a la espera de que la pongas en funcionamiento.

Date cuenta de que no es tu inteligencia o talento lo que te detiene, se trata de tus creencias limitantes las que lo hacen.

Así que si cambias tu Mindset (forma de pensar) va a cambiar tu vida.

Aplica esta rutina para desarrollar una mentalidad positiva.

En Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, sabemos que una persona que indaga sobre si misma, se aprecia y se conoce, puede potenciar su mejor versión y cambiar su realidad.

 

Fuentes: selfication.com, sustainablechange.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *